D001 P012 | La descentralización

Documentos Nuevo Liberalismo | Luis Carlos Galán

D001 P012 | La descentralización

El NUEVO LIBERALISMO respalda la descentralización administrativa, económica y cultural del país como sistema de desarrollo de la democracia política y garantía de eficiencia en el manejo de los recursos públicos. No la confundimos necesariamente con medidas aisladas y superficiales como la simple transferencia de atribuciones a los gobernadores o el desplazamiento de algunas oficinas y entidades públicas que pueden ser buenas pero no llegan al fondo del problema. Se requiere una reorganización de las unidades territoriales, sus recursos fiscales, sus dimensiones y sus demás características para atender a las necesidades de los grandes centros urbanos y para devolver a los medianos y pequeños municipios su capacidad de inversión y la administración de sus servicios públicos elementales. El NUEVO LIBERALISMO cree necesaria la existencia de los departamentos siempre que estén dotados de medios para que cumplan su función de verdaderos coordinadores de la acción estatal en un área determinada. Entre esos medios consideramos conveniente la restauración de las provincias como instrumento para asociar e integrar pequeños municipios sin que ello origine nuevas estructuras burocráticas. Al propio tiempo creemos oportuno desarrollar el sistema de áreas metropolitanas previsto por la Constitución para el manejo de los fenómenos de conurbación y en el caso de tales áreas, empezando por las realidades especiales de Bogotá, el NUEVO LIBERALISMO apoya la organización de distritos administrativos locales que aproximen el gobierno de las ciudades a sus habitantes y permitan la participación popular en el examen de los problemas de la comunidad. En el actual sistema de instituciones, zonas de Bogotá como Kennedy, Antonio Nariño y Engativá, cada una de las cuales tiene más habitantes que departamentos enteros del país, no cuentan con un verdadero mecanismo de participación popular en las decisiones político administrativas. Lo mismo sucede en el Valle de Aburrá, en Cali y Barranquilla porque la Constitución Nacional no previó la revolución urbana.

El excesivo centralismo es una manifestación más del despotismo que vive el país. Pocas o ningunas facultades poseen los pequeños y frágiles organismos seccionales para tomar decisiones y participar en la orientación y aprovechamiento de sus recursos y de sus servicios.

De otro lado, desde la capital de la República, se toman decisiones que afectan a los municipios, sin que éstos sepan nada y sólo se enteran cuando los hechos, consecuencia de las decisiones, se ejecutan o no se han cumplido. Definitivamente el país requiere para su desarrollo y funcionamiento integral, dar oportunidad de crecimiento a las pequeñas comunidades, a las regiones y a las mismas ciudades, creando mecanismos administrativos apropiados para garantizar la participación de dichas comunidades en los asuntos que directamente les atañen.

Para el NUEVO LIBERALISMO la democracia política depende esencialmente de la capacidad de las masas de ver convertida su preponderancia numérica en un poder efectivo. Es necesario que todos los colombianos ejerzamos nuestro derecho al voto en forma libre y consciente. Cuando ello suceda, nuestra Nación habrá dado uno de los primeros pasos en la construcción de una verdadera sociedad democrática. No es ni será fácil alcanzar ese objetivo postulado por el liberalismo desde hace muchos años. La libertad del voto depende de la neutralidad del gobierno en las elecciones, de la pulcritud y comodidad del sistema electoral y de la sanción como delito de toda compra de votos.

La conciencia del voto es una consecuencia de la educación de todo ciudadano sobre sus derechos y deberes políticos. Para el NUEVO LIBERALISMO la educación política, la instrucción cívica, la información sobre los instrumentos de la administración pública, los diálogos populares, las tertulias políticas, los foros cívicos, etc… son tareas y mecanismos permanentes de acción. Así lo ha entendido el movimiento desde su fundación, al orientar todas sus labores hacia la formación de una conciencia analítica y crítica en nuestro pueblo.