D007 P009 | El Debate Nacional

Documentos Nuevo Liberalismo | Luis Carlos Galán

D007 P009 | El Debate Nacional

Desde 1976 el fundador del Nuevo Liberalismo Luis Carlos Galán promovió el debate nacional sobre la televisión. Incluimos algunos de sus conceptos y denuncias consignados en artículos que publicó el semanario Nueva Frontera:

Uno de los hechos que demuestran el atraso histórico de los grandes centros de poder y cultura en el país, frente a la nueva sociedad existente en Colombia, es la forma como no se comprende o se subestima la TV. Por múltiples razones sería muy importante que se hiciera un debate nacional sobre la TV. Se examinaran su función social, su financiamiento, su papel político y cultural, su objetividad informativa y su capacidad de impulsar valores e ideales culturales. Intimidada por la competencia informativa y publicitaria —recelo que a la postre resultó injustificado— la prensa infortunadamente, ha preferido guardar silencio ante la TV, con fugaces excepciones como un reciente suplemento dominical de “El Tiempo”. La ha reducido a un escenario más de la farándula, sin aceptar y comprender su verdadera importancia política y cultural. En vez de darles a los lectores elementos de análisis e información para que no sean televidentes dóciles y pasivos, la prensa ha ignorado a la TV o ha querido igualarla al cine, como si fuera apenas un espectáculo o una distracción más. Un elemento de evasión colectiva.

Hasta la fecha no se ha considerado, en Colombia, que la tecnología ya convirtió a la TV en un medio de difusión barato, desde el punto de vista técnico. Ahora es posible organizar una estación completa con pocos millones de pesos y los nuevos instrumentos audiovisuales ya están al alcance de las masas. ¿Qué va a suceder en Colombia? ¿Llegaremos a tener una televisión tan difusa y anarquizada como la radio? ¿Se acentuará la influencia del dinero en el acceso a la TV? ¿Todo se resolverá parcelando la TV entre las distintas programadoras y los diversos grupos políticos?

Mayo, 1976.

Ausencia de legislación

En un país tan acostumbrado a manejar sus problemas con interpretaciones e instrumentos jurídicos, así todo se quede con frecuencia en simples fórmulas y textos legales, es significativa la ausencia de una legislación sobre TV que, sin caer en preceptos inflexibles y rígidos, fije un marco legal a ciertas cosas como: a) los sistemas de licitación (si definitivamente el país prefiere esta fórmula mixta entre las dos opciones extremas de tener una TV estatal, como ya la vimos en la época de Rojas, o aceptar una TV privada tan anárquica y peligrosa como la radio); b) la publicidad desde el punto de vista estético y económico; c) la fisonomía nacional de lo que actualmente no es otra cosa que un híbrido entre TV bogotana y norteamericana; d) el funcionamiento de los noticieros para asegurar su objetividad e imparcialidad; y e) los programas de opinión, para darles oportunidades equivalentes a todos los sectores políticos que concurren a la consulta electoral.

Jun 3-9,1976.

Se necesita un debate nacional

¡ La televisión reclama un debate nacional! Mientras más se demore, más explosivo y difícil será realizarlo. En todo caso, tarde o temprano serán evidentes las realidades que hoy ignora el país acerca de este instrumento clave de la comunicación moderna: la danza de los millones entre las programadoras; los intereses políticos de núcleos liberales y conservadores que tratan de apoderarse de la T.V.; la desorientación que produce en los consumidores esa avalancha de 250 cuñas comerciales diariamente; la propaganda a decenas de consumos suntuarios, lo cual hace contraste con una política económica y social que se supone orientada en función del 50 por ciento más pobre de la población; en fin, ese desperdicio deplorable de uno de los medios más eficaces para elevar mentalmente nuestra sociedad, convertido entre nosotros, en simple instrumento de evasión colectiva.

Septiembre 10-17 1976.