D019 P112 | Carrera Administrativa Regional y Local

Documentos Nuevo Liberalismo | Luis Carlos Galán

D019 P112 | Carrera Administrativa Regional y Local

Senado de la República

PROYECTO DE LEY

“por la cual se establecen las normas de administración del personal que presta sus servicios en las entidades territoriales de la República y se dictan sobre carrera administrativa”

El Congreso de la República de Colombua

DECRETA:

 

Artículo 1°. Las disposiciones que regulan el régimen de servicio civil y carrera administrativa contenidas en los Decretos Leyes 2400 y 3074 de 1984, la Ley 13 de 1984 y demás normas que los modifiquen o adicionen, son aplicables, en los términos que señala la presente Ley, y en cuanto sean compatibles con ésta, a los empleados públicos que no sean de libre nombramiento y remoción y que presten sus servicios en los Departamentos, Intendencias y Comisarías, Municipios, Distrito Especial de Bogotá y en las entidades descentralizadas de dichos órdenes territoriales.

Artículo 2°. Se consideran de libre nombramiento y remoción en las entidades territoriales señaladas en el artículo anterior, los siguientes empleos:

a. Los Gobernadores, Intendentes, Comisarios, Secretarios y Subsecretarios de Despacho, Directores y Subdirectores, Asesores, Jefes de Oficina, de División, de Departamento, Secretarios Privados y los Jefes de Dependencia que tengan un nivel superior a Jefes de Sección o su equivalente.

b. Los de Gerente, Director, Presidente, Subgerente, Subdirector, Vicepresidente, Secretario General, Secretario de Junta y Secretario Privado de los Establecimientos Públicos y de las Empresas Industriales y Comerciales del Estado, y los Jefes de Dependencia que tengan una jerarquía superior a la de Jefe de Sección o su equivalente.

c. Los empleados de los Despachos de los Jefes de las Administraciones Seccionales, Secretarías de Despacho, los de los presidentes, Directores o Gerentes de Establecimientos Públicos.

d. Los empleados públicos de las Sociedades de Economía Mixta.

e. Los funcionarios de las Contralorías, Tesorerías y Personerías cuya designación no se efectúe por Corporaciones de Elección Popular y que tengan una jerarquía superior a la de Jefe de Sección o su equivalente.

Artículo 3°. Son de carrera los demás cargos de los organismos a que se refiere ésta Ley y que no sean trabajadores oficiales.

Son empleados de período fijo los que según la Constitución o la Ley deban ser provistos para un tiempo determinado.

Artículo 4°. En cada Departamento, Intendencia, Comisaría, Capital de Departamento, y en el Distritó Especial de Bogotá, habrá un Consejo de Servicio Civil encargado de cumplir, dentro del ámbito de su jurisdicción, las funciones asignadas al Consejo Superior del Servicio Civil.

Los Consejos del Servicio Civil tendrán la siguiente integración: El Gobernador, Intendente, Comisario, Alcalde de Capital del Departamento, o Alcalde del Distrito Especial en su respectiva jurisdicción, o su Delegado, quien lo presidirá: El Director Regional de la Escuela Superior de Administración Pública ESAP o el funcionario designado para el efecto por la Dirección Nacional de la Entidad, cuando ésta no disponga de seccional; dos representantes de las organizaciones sindicales de empleados públicos escogidos por éstas entre las que tengan mayor número de afiliados cotizantes y tres abogados especializados que deben pertenecer a diferente partido, movimiento o agrupación política de las legalmente reconocidas por el Consejo Nacional Electoral, nombrados por el Gobernador, Intendente, Comisario, Alcalde de Capital de Departamento, o Alcalde del Distrito Especial.

Los abogados especializados de los que habla el presente artículo serán empleados de tiempo completo y para su desempeño deben reunir las cualidades exigidas para ser Magistrado de Tribunal Superior.

Los Consejos del Servicio Civil de los Departamentos, no tendrán jurisdicción en las correspondientes capitales.

Los Consejos del Servicio Civil cumplirán, dentro del ámbito de su jurisdicción, las funciones asignadas al Consejo Superior del Servicio Civil.

Dentro del año siguiente a su instalación, los Consejos coordinarán los ajustes de carácter técnico y las demás acciones conducentes a la implantación de la carrera administrativa en tales niveles, en materia de nomenclatura de empleos, revisión de las plantas de personal y elaboración de manuales de funciones y requisitos con la asesoría del Departamento Administrativo del Servicio Civil.

Artículo 5°. Corresponde a la autoridad nominadora del nivel territorial la expedición del acto administrativo que ordene la inscripción en la Carrera Administrativa del empleado público, de lo cual informará al Departamento Administrativo del Servicio Civil para su correspondiente registro en el Escalafón de la Carrera Administrativa.

Las Oficinas de Personal o las dependencias que hagan sus veces, cumplirán las funciones del Departamento Administrativo del Servicio Civil, contando con la Asesoría de esta entidad.

Artículo 6°. Para la integración de las Comisiones de personal a las que se refieren los Decretos Leyes 2400 y 3074 de 1968 y las que los modifiquen o adicionen, en las entidades del orden territorial, las Asambleas, los Consejos Intendenciales y Comisariales, Concejos Municipales y del Distrito Especial de Bogotá se adoptarán normas análogas en relación a lo dispuesto en dichos preceptos legales.

Artículo 7°. Los procesos disciplinarios que se hayan iniciado antes de entrar en vigencia esta ley, continuarán tramitándose con el procedimiento anterior.

Artículo 8°. Los empleados que a la fecha de entrar en vigencia la presente Ley estén desempeñando empleos clasificados en la misma como de Carrera, podrán solicitar ante la respectiva autoridad nominadora su inscripción en la Administrativa para lo cual déberán, en el plazo señalado en el inciso 3°. del Artículo 4°., acreditar el cumplimiento de los requisitos previstos en los Manuales que se expidan por los Gobiernos Seccionales o en las Ordenanzas o Acuerdos que establezcan equivalencias de dichos requisitos.

Los empleados que no acrediten requisitos para el cargo, dentro del término señalado en el inciso anterior, quedarán como de libre nombramiento y remoción. No obstante, de permanecer al servicio de la entidad y organismo donde venían laborando sin solución de continuidad, podrán solicitar su inscripción cuando demuestren poseer los requisitos para el desempeño del cargo.

Artículo 9°. Los actuales empleados vinculados a las entidades territoriales gozarán, durante los términos señaldos en el Artículo 4°. de esta Ley, de estabilidad y sólo podrán ser removidos de sus cargos por causa disciplinaria y mediante la realización del proceso disciplinario correspondiente.

Artículo 10°. Asambleas Departamentales, los Consejos Intendenciales y Comisariales y el Concejo del Distrito Especial de Bogotá podrán dictar normas tendientes a asegurar la adecuada aplicación de esta Ley y de las disposiciones nacionales citadas en el Artículo 10°. Igualmente los Concejos de las Capitales de Departamento.

Artículo 11°. Cuando los empleados de Carrera sean llamados a desempeñar cargos de libre nombramiento y remoción, podrán regresar a su empleo de origen manteniendo el nivel y las condiciones que tenían al momento de su desvinculación transitoria de la Carrera.

Artículo 12. Los empleados de la Carrera Administrativa  las prerrogativas que se derivan de ella cuando su vinculación cambie entre entidades territoriales de distinto nivel, incluidos los establecimientos descentralizados.

Artículo 13. Todas las entidades territoriales de las que trata la Ley, deberán notificar al Servicio Nacional de Empleo sobre todos los cargos vacantes o por proveer, con información acerca del salario y demás características del empleo, de manera que su provisión se haga en forma pública.

Artículo 14. Autorízase al Gobierno para abrir los créditos y efectuar los traslados presupuestales necesarios para que el Departamento Administrativo del Servicio Civil cumpla las funciones de necesarias al cabal cumplimiento de la presente Ley.

Artículo 15. La presente Ley rige a partir de la fecha de su promulgación y deroga las disposiciones que le sean contrarias.

 

EXPOSICION DE MOTIVOS

del Proyecto de Ley “por la cual se establecen las normas de administración de personal que presta sus servicios a las entidades territoriales de la República y se dictan disposiciones sobre carrera administrativa”.

La Carrera Administrativa ha sido preocupación permanente del Nuevo Liberalismo, como sistema para garantizar la eficiencia en el servicio público y preservarlo de los manejos indebidos que han permitido utilizar la burocracia con fines electorales o como reducto de funcionarios incompetentes, creando además una injusta inestabilidad en los empleos al margen de la competencia y la responsabilidad de los funcionarios.

Un dispendioso trámite ha impedido la expedición de que le den agilidad al régimen de incorporación a la Carrera Administrativa y a diversos instrumentos para extender su ampliación. El personal que presta sus servicios en las entidades territoriales se ha visto privado de los beneficios de ella, circunstancia que es aún más crítica ante los recientes desarrollos políticos que ha implantado el esquema gobierno-oposición y, además, próximo como está nuestro país al proceso de elección de Alcaldes.

Hay que reconocer que en el pasado ha sido un factor decisivo para el desencadenamiento de la violencia crónica que ha vivido el país, el hecho que se haya peleado sin tregua por cada posición de la administración pública local, con criterios sectarios que no han sido ajenos a la persecución de personas por el sólo hecho de su filiación política, creando como consecuencia tremendas injusticias y profundos odios. Las capacidades y la preparación de los individuos no se ha tenido en consideración en innumerables casos, casi que en el común de los casos a lo largo de la perturbada historia política de nuestra República, con las consecuencias que todos conocemos y lamentamos.

 

ANTECEDENTES

Desde comienzos de siglo el General Rafael Uribe Uribe planteó la conveniencia de crear mecanismos idóneos de vinculación y manejo de personal a la Administración pública. En el gobierno el Presidente Eduardo Santos se expidió la Ley 165 de 1938, originaria del gobierno de López Pumarejo, norma que consagraba el sistema de méritos para acceder, permanecer y ascender en el servicio público.

A la Constitución llegan, con el Plebiscito de 1957, los fundamentos de la Administración técnica de personal y, posteriormente, se expiden diversas normas sobre la materia, como el Decreto 1732 de 1960, los Decretos 2400 y 3074 de 1968, el 1950 de 1973, la Ley 13 y el Decreto 583 de 1984 y el Decreto 482 de 1985.

Varias iniciativas presentaron en este campo los dos gobiernos anteriores y un buen número de parlamentarios.

El proyecto No. 5 de 1985, llevado por la Administración Betancur a las sesiones extraordinarias de tal año, debía cumplir su último debate en las actuales sesiones en la Plenaria del Senado —en donde inició su trámite— debido a modificaciones introducidas por la Cámara de Representantes, que así lo exigían. Mediante proposición fue regresado a la Comisión respectiva, donde se le revisará en un período fijado de 30 días, en atención a la urgencia que de él han creado los últimos desarrollos políticos ya mencionados. Pero ese proyecto es a nuestro juicio incompleto, puesto que no incluye regulaciones para las entidades territoriales, que están sujetas a mayores riesgos de abusos y arbitrariedades, los cuales pueden causar, como ya ocurrió en el pasado, graves problemas de seguridad y orden público.

Ciertamente, el trámite simultáneo de los proyectos tendientes a fijar el régimen para Departamentos, Indentendencias, Comisarías y Municipios, contenido en las Leyes 3a. y 11 de 1986, llevó a la exclusión en la iniciativa general sobre Carrera Administrativa de los temas atinentes a los niveles Regional y Local, pues preveía que pudieran aprobarse facultades para legislar sobre el particular, las cuales finalmente no quedaron consagradas en las respectivas leyes.

 

EL PROYECTO

Las circunstancias anteriores hacen necesaria la presentación de un Proyecto de Ley que consagre normas tendientes a convertir en realidad local la figura de la carrera administrativa y que contribuyan a la tecnificación de la administración de personal en las diferentes secciones territoriales del país.

En consecuencia, ponemos a consideración del H. Congreso de la República el presente Proyecto de Ley que consagra básicamente los siguientes principios:

  1. El Servicio Civil y la Carrera Administrativa a nivel regional y local se regirán por las que han sido expedidas para el orden nacional y con las particularidades contenidas en el presente proyecto.
  2. Se consagra el principio de que los cargos son de carrera, a excepción de los que se califican expresamente como de libre nombraniento y remoción. Estos últimos son los cargos directivos en las diferentes dependencias, hasta el nivel de jefes de sección o su equivalente, exclusive, de acuerdo con la enumeración contenida en el Proyecto.
  3. Como instrumento práctico para el manejo de la carrera administrativa se prevé la creación de los Consejos del Servicio Civil, los cuales serán la expresión de una verdadera descentralización. Para garantizar su autonomía, se autoriza la participación del Departamento Administrativo del Servicio Civil sólo como organismo asesor de aquellos Consejos Locales. Igualmente se establece que las funciones que a nivel Nacional desarrolla el Departamento Administrativo citado, en el orden seccional y local serán ejercidas por los Consejos del Servicio Civil y por las Oficinas de Personal o las dependencias que hagan sus veces.
  4. Se establece el mecanismo necesario para garantizar el ingreso a la carrera de empleados vinculados a las administraciones seccionales, que al momento de entrar en vigencia la ley estén desempeñando cargos de carrera. Este mecanismo consiste simplemente en la comprobación de los requisitos que las mismas autoridades locales consagren para los diferentes cargos en sus Manuales de Requisitos.

Para este procedimiento se establece un término máximo de dos años, mientras se instrumentan los diferentes mecanismœ para la puesta en marcha de la carrera. Durante ese tiempo los empleados que estén desempeñando funciones al entrar en vigencia la ley, gozarán de estabilidad y sólo podrán ser removidos de sus cargos por causa disciplinaria y mediante la realización del procedimiento correspondiente.

  1. Se incorporan a la carrera administrativa todas las áreas de los organismos de fiscalización, tesorerías y demás controles administrativos y públicos que dependen en línea directa de las Corporaciones de Elección Popular con jurisdicción en las diferentes entidades territoriales. Estos organismos han sido el escenario de un campo de maniobra burocrática arbitrario y caprichoso que no sólo le ha quitado seriedad y eficacia a las funciones a esas dependencias, sino que ha denigrado de la dignidad que tienen y del respeto que se merecen aquellos ciudadanos que llegan a emplearse allí para prestarle un servicio a la comunidad y que son colocados y quitados sin ninguna consideración humanitaria, como si se trataran de simples fichas de un ajedrez de y apetitos pequeños de poder. Al de tantos desafueros y manejos irresponsables, los fondos públicos se han quedado en buena parte sin controles efectivos y los funcionarios de la administración sin vigilancia sobre el cumplimiento de sus deberes, para un balance final desfavorable para el cuerpo de las administraciones locales que se han empequeñecido ante la comunidad, no sólo por el intenso proceso de centralización del país, sino también por su propia inoperancia e ineficiencia.

Ahora que se inicia una etapa hacia la descentralición decisiones y de recursos con la puesta en marcha de mecanismos de elección popular de alcaldes y de transferencias inmensas de recursos como lo dispone la Ley 14 de 1983 que ordena el pago de millonarias sumas del impuesto de valor agregado a los municipios, resulta indispensable estabilizar los instrumentos de la administración local en sus áreas, para lo cual nos parece fundamental el alcance de este proyecto, y en particular lo que concierne a las depende control fiscal y de control administrativo.

  1. Consideramos importante relevar el profesionalismo en el que se deben enmarcar la integración y el funcionamiento de los Consejos del Servicio Civil como las máximas en el ordenamiento de la política de personal en las regiones y capitales de departamento. Van a tener la participación directa de la Escuela Superior de Administración Pública ESAP y de abogados especialistas en cuestiones laborales y de administración pública. Esta tecnificación pretende sustraer el manejo de la burocracia de la política partidista, para que la administración no esté, como ahora, al servicio de los grupos políticos, sino al servicio de la sociedad en general sin distingos ni discriminaciones de ninguna naturaleza. Para este fin, también se dispone el control y el aporte constructivo dentro de estos consejos de representantes de las organizaciones sindicales de los empleados públicos. Dentro de este ámbito, es seguro que podremos conocer en el país un interós por la capacitación y la superación de los empleados públicos, con base en las oportunidades que se brindarán de cursos de estudio y formación de funcionarios, así como por su estabilidad y la introducción de criterios de competencia, capacidad y sana emulación en el trabajo para superar metas en la carrera, conquistar nuevas posiciones de mayor jerarquía, al margen del mercado de preferencias personales y de intereses electorales y particulares, tal como existe en la actualidad.
  2. El Departamento Administrativo del Servicio Civil tendrá en sus manos la labor fundamental de este proceso, de asesorar a todas las entidades territoriales en el país en la instalación, puesta en marcha, y normal como permanente funcionamiento de este mecanismo civilizador modernizador de la carrera administrativa. Es la institución que tiene la experiencia para ello, y la mayor escala para brindar cooperación a las entidades de menor nivel y cobertura que podrán tener acceso así a servicios que por sí solas y por su pequeño tamaño no se justificarían para ellas mismas o no alcanzarían en forma aislada a costear. También esta participación del Departamento Administrativo del Servicio Civil le dará homogeneidad al proceso de instalación de la carera en las diferentes secciones del país, para que éste no se convierta en una colcha de retazos, en un proceso disímil y anarquizado que culmine en un estruendoso fracaso en el de mejorar el Estado y civilizar las costumbres políticas del país, asunto que tiene tanto que ver con la paz y con el entendimiento entre los colombianos.