D019 P120 | Consejo Nacional Laboral

Documentos Nuevo Liberalismo | Luis Carlos Galán

D019 P120 | Consejo Nacional Laboral

Cámara de Representantes

PROYECTO DE LEY

“por la cual se crea el Consejo Nacional Laboral” El Congreso de la República de Colombia

DECRETA:

Artículo 1°. Créase el Consejo Nacional Laboral, el cual funcionará en la capital de la República; integrado en la forma prevista en la presente Ley, y cuya finalidad primordial será la de lograr la concertación de intereses económicos y sociales, en procura de una mayor justicia en las relaciones entre los empleadores y los trabajadores, dentro de un espíritu de equilibrio social que facilite el armónico desarrollo nacional y asegure el bienestar de todos los colombianos.

Artículo 2°. El Consejo Nacional Laboral será parte integrante del Ministerio de Trabajo, organismo asesor permanente del Gobierno Nacional en materias laborales y de Seguridad Social, y medio de participación del sector trabajo en los planes de desarrollo económico y social.

Artículo 3°. El Consejo Nacional Laboral tendrá como principales funciones:

a. Servir de organismo consultor del Gobierno para orientar la política general en materia de salarios y precios;

b. Revisar y fijar periódicamente, los salarios mínimos que deban regir en el país, así como los coeficientes de incremento de esos salarios;

c. Proponer normas sobre investigaciones y determinación de los índices del costo de vida en las distintas regiones del país, tanto en las zonas urbanas como rurales, y otras variables económicas;

d. Conceptuar sobre los proyectos que en materia laboral y de previsión y seguridad social cursen en el Congreso o se sometan a su consideración por el Gobierno Nacional;

e. Proponer al Gobierno Nacional las medidas de carácter social que estime conducentes para garantizar el igualitario bienestar de los trabajadores y el desarrollo económico y la industrialización del país, mediante el acrecentamiento de las inversiones; la adopción de nuevas formas de capitalización; la creación acelerada de empleo; “el abaratamiento en los costos de la producción nacional que haga competitiva en los mercados externos; el aumento de la productividad; la equitativa redistribución del ingreso; la progresiva extensión de los servicios básicos de seguridad social al mayor número de colombianos y primordialmente a los campesinos y a los trabajadores independientes, y en fin, la implantación de cambios estructurales que conduzcan a una sociedad más igualitaria;

f. Solicitar estudios específicos a las comisiones nacionales creadas para brindarle colaboración y analizar los programas y planes de acción que dichas comisiones le propongan;

g. Revisar la ejecución de las medidas y políticas adoptadas en materia de legislación laboral y previsión social, y proponer los cambios y ajustes que la experiencia aconseje;

h. Velar por la aplicación de las normas contenidas en los convenios y recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo;

i. Opinar sobre las necesidades de cooperación técnica internacional en los campos de competencias del Ministerio de Trabajo, indicar las respectivas prioridades y evaluar sus resultados;

j. Formular recomendaciones sobre los problemas laborales que someta a su consideración el Ministerio de Trabajo;

k. Proponer estrategias orientadas a la racionalización y control de la migración de mano de obra, tomando como base la información sobre mercados de trabajo;

l. Establecer los mecanismos de coordinación e información necesarios para la racionalización del mercado laboral de extranjeros en el territorio nacional;

ll. Proponer normas, concretar sistemas operativos para el ingreso de trabajadores extranjeros al país;

m. Estudiar y proponer normas sobre la contratación de trabajadores colombianos hacia el exterior;

n. Formular las políticas para el tratamiento de los trabajadores ilegales en el país;

ñ. Dictar su propio reglamento.

Parágrafo. El Consejo Nacional Laboral, entregará al Gobierno Nacional sus decisiones para su adopción sobre salarios mínimos, así como sus recomendaciones que deban traducirse en actos de gobierno o en Proyectos de Ley.

Artículo 4°. El Consejo Nacional Laboral será tripartito en su integración y de él formarán parte:

A. En representación del Gobierno Nacional:

  1. El Ministro de Trabajo y Seguridad Social, o su delegado, quien lo presidirá.
  2. El Ministro de Hacienda o su delegado;
  3. El Ministro de Desarrollo o su delegado;
  4. El Ministro de Agricultura o su delegado;
  5. El Director Nacional de Planeación o su delegado.

B. En representación de los empleados particulares:

— Cinco (5) representantes con sus respectivos suplentes, designados por el gobierno, de ternas presentadas por las Asociaciones Nacionales de empleadores de los distintos sectores económicos del país.

C. En representación de los trabajadores:

— Cinco (5) representantes con sus respectivos suplentes de los trabajadores designados por el gobierno de terna presentados por las confederaciones y federaciones de trabajadores legalmente reconocidas, uno de los cuales representará a la Confederación de Pensionados de Colombia.

Parágrafo. A las deliberaciones del Consejo Nacional Laboral, podrán ser invitados con derecho a voz, funcionarios del gobierno, asesores de los sectores empleador y trabajador, así como voceros de gremios no representados en el Consejo.

Artículo 5°. Los representantes de los empleadores y de los trabajadores tendrán un período de dos (2) años y podrán ser reelegidos. Igual período tendrán los miembros de las comisiones técnicas y de los consejos regionales que se establecen en la presente ley.

Artículo 6°. El Consejo Nacional Laboral será convocado por el Gobierno Nacional por lo menos tres veces al año, o en forma extraordinaria a petición del sector empleador o trabajador representado en él, y deliberará y adoptará conclusiones con la asistencia de la mitad más uno de sus miembros.

El voto será calificado por sector y lo constituye el consenso de sus miembros o el acuerdo de la mayoría de éstos.

Artículo 7°. Para el cumplimiento de sus funciones, el Consejo Nacional Laboral, contará con la colaboración de las siguientes comisiones nacionales, integradas por el mismo consejo, en forma tripartita:

  1. Comisión de empleo tecnológico y Recursos Humanos.
  2. Comisión de Seguridad Social.
  3. Comisión de Cooperativas.
  4. Comisión de Desarrollo Agropecuario.

Estas comisiones desarrollarán su trabajo, bajo la coordinación de un miembro del Consejo Nacional Laboral y sus conclusiones o recomendaciones serán debatidas en la plenaria a éste.

Artículo 8°. En cada una de las capitales de los Departamentos, funcionará un Consejo Regional Laboral, integrado por nueve (9) miembros en forma tripartita, con delegados de las entidades que conforman el Consejo Nacional designados por el Ministerio de Trabajo, de listas que para el efecto presenten los representantes de las agremiaciones de empleadores y federaciones de trabajadores. Los representantes de los gobiernos departamentales serán nominados por los gobernadores, con excepción del funcionario del Ministerio de Trabajo.

Artículo 9°. Los Consejos Regionales Laborales, se reunirán por convocatoria del Consejo Nacional, serán presididos por el Funcionario Regional de mayor jerarquía del Ministerio de Trabajo, se ocuparán de los mismos temas económicos y sociales que corresponden al Consejo Nacional y sus conclusiones y recomendaciones se enviarán periódicamente para consideración del Consejo Nacional Laboral.

Artículo 10. El Consejo Nacional Laboral designará una secretaría permanente para que mantenga la información y relaciones entre los gremios, las comisiones nacionales y los Consejos Regionales,

Artículo 11. La presente Ley deroga la Ley 187 de 1959, el Decreto Ley 2210 de 1968, el Decreto 1476 de 1983 y demás normas que le sean contrarias, y rige a partir de su sanción y promulgación.

EXPOSICION DE MOTIVOS

del Proyecto de Ley ”por la cual se crea el Consejo Nacional Laboral”

El Proyecto de Ley, busca fundamentalmente darle vigencia a los métodos del tripartismo y la concertación, con los cuales Colombia en su carácter de Estado miembro de la Organización Internacional del Trabajo, O.I.T., se ha venido comprometiendo en forma sistemática, como medios idóneos para sustituir los enfrentamientos de clases dentro de las democracias, por el de los acuerdos entre los sectores de la producción, esto es, entre empleadores y trabajadores, bajo la coordinación del gobierno y como mecanismo de participación del sector trabajo en los planes de desarrollo tanto económicos como sociales.

Considera el Nuevo Liberalismo que el conjunto del movimiento de los trabajadores, especialmente, de aquellos que se encuentran organizados en sindicatos, no se les puede continuar mirando como sector marginal dentro del proceso de desarrollo industrial, y en la evolución de los cambios legislativos. Por el contrario, las organzaciones de trabajadores, tanto del sector público como del sector privado, están llamadas a prestar su concurso definitivo para la discusión de los grandes temas que son motivo de preocupación permanente a nivel de los gremios de empleadores, de los trabajadores mismos y, desde luego, del gobierno.

Estima asimismo, que aspectos tan importantes como la definición de una política de precios y salarios, los ajustes a la legislación laboral; la reestructuración del sistema de previsión y seguridad social; las políticas económicas basadas en el desarrollo industrial; las nuevas formas de capitalización y de abaratamiento de los costos de producción; el aumento de la productividad; y las audaces políticas de generación de empleo, no serán posibles de lograr sin el esfuerzo mancomunado de los distintos estamentos sociales.

Del mismo modo será difícil incorporar a la legislación nacional convenios internacionales de la O.I.T. relativos a tan variadas materias: controlar la migración de la mano de obra; la implantación de la cooperación técnica internacional: el manejo de los cambios tecnológicos y sus efectos, si no existe una compenetración sobre los mismos, por parte del ejecutivo, especialmente de aquellos despachos que tienen que ver con el manejo de la política social, económica y del desarrollo, pero fundamentalmente del encargado de elaborar los planes de desarrollo, así como de los sectores básicos del mundo del trabajo: empleadores y trabajadores.

Desde luego, que el Nuevo Liberalismo es consciente que no se trata de un tema reciente en Colombia. Desde 1959, el Congreso de la República se ocupó del mismo y expidió la Ley 187, por medio de la cual se creó el Consejo Nacional de Salarios y en 1968 por medio del Decreto Ley No. 2210 se creó el Consejo Nacional del Trabajo, y en 1983 por Decreto No. 1478, se creó como organismo asesor de los Ministerios de Relaciones Exteriores y del de Trabajo, así como del Departamento Administrativo de Seguridad DAS, el Consejo para las Migraciones Laborales.

Desafortunadamente, estos consejos, especialmente los dos primeramente citados, están totalmente desequilibrados en su composición y a pesar de ser tan amplios en sus funciones, no las han venido cumpliendo y se han reducido al acto formal de revisar, cada año, las cuantías de los salarios mínimos.

Los trabajadores, con justa razón alegan que dichos consejos no consultan la realidad gremial hoy existente en el país. Es verdad. Tanto en 1959, como en 1968, solamente existían, legalmente reconocidas por el Gobierno,las centrales obreras la C.G.T. y la C.S.T.C., las cuales solamente concurren en calidad de invitados con derecho a voz pero no a voto, lo que conduce a que las decisiones en el seno de éstos consejœ se adopten con el concurso de apenas un sector del sindicalismo confederado.

Ocurre lo mismo con la representación del sector gremial de los empleadores. Hoy se encuentran asociados los emptpsarios por líneas de las actividades económicas, entre los que se cuentan: los industriales, los comerciantes, los agricultores, la pequeña y mediana empresa, los metalúrgicos, los productores de plásticos, los aseguradores, la industria de la construcción, etc. Sin embargo, al igual que los trabajadores, en las normas que crearon los organismos que nos ocupan, la representación prevista es bastante restringida, lo cual no deja de producir inconformidad.

De otra parte, no se concibe que para el solo acto de fijar los salarios mínimos, se tengan que reunir en forma sucesiva, primero el Consejo Nacional de Salarios y luego el Consejo Nacional del Trabajo, para refrendar los acuerdos del primero, máxime cuando la representación de los trabajadores es la misma en cada consejo y la de los empresarios también.

Se trata pues, de recoger en el Consejo Nacional Laboral las funciones que la ley tiene asignadas a los Consejos de Trabajo y Salarios, así como el de migraciones, asignarle otras, pero permitiendo que dichas funciones se cumplan en un solo acto, y por un solo organismo, integrado en forma equilibrada por los del gobierno, los trabajadores y los empleadores.

Para evitar que en un momento dado vuelva a quedar desactualizado el Consejo Nacional Laboral que se crea, especialmente por la transmutación gremial, es preferible señalar el número de integrantes, respetarle a los gremios el derecho a postular a sus representantes y que el Gobierno los institucionalice por decreto.

Por ser este un organismo llamado a formular políticas y recomendaciones, muchas de ellas de carácter técnico, se prevé la posibilidad de invitar a con derecho a voz, de cada uno de los sectores representados en el Consejo Nacional Laboral.

Del mismo modo, se crean comisiones tripartitas, las cuales serán designadas por el Consejo, para que presten su  en áreas específicas tales como: El empleo tecnológico y recursos humanos; la seguridad social; el cooperativismo y el sector agropecuario, coordinadas por un miembro del Consejo Nacional.

Para garantizar que este Organismo de concertación no corra la misma suerte de los que se trata de sustituir, se le impone al gobierno la obligatoriedad de convocarlo a sesiones en forma ordinaria, por lo menos tres veces al año, o en forma extraordinaria cuando así lo considere el sector empleador y trabajador representado en dicho consejo.

Siguiendo la concepción constitucional de la centralización política y la descentralización administrativa, se crean los consejos regionales laborales, restringidos en el número de miembros pero tripartitos sectorialmente, para que en cada una de las capitales de los departamentos también se discutan los temas nacionales y sus conclusiones alimenten el trabajo del Consejo Nacional, lo cual amerita la creación de una secretaría permanente, a fin de que coordine la información entre el ente nacional, las comisiones técnicas y los consejos regionales.