D038 P131| Educación y Cultura para el Desarrollo de Colombia

Documentos Nuevo Liberalismo | Luis Carlos Galán

D038 P131| Educación y Cultura para el Desarrollo de Colombia

ULTIMA CONFERENCIA EN RECINTO CERRADO

Bogotá, agosto 18 de 1989

 

FORO SOBRE EDUCACION CAMARA DE COMERCIO

Entiendo que existe un programa que nos va a guiar para el debate, y a manera de introducción sólo deseo aportar algunos comentarios al documento que nos proporcionó la Cámara de Comercio, elaborado por el consultor Luis Eduardo Gallego.

Antes de hacer esos comentarios quiero expresar mis congratulaciones como Concejal de Bogotá, a la Cámara de Comercio por la labor que adelanta para enriquecer el análisis sobre la realidad de Bogotá y la identificación de alternativas y programas para darle un destino mejor a la ciudad en todas sus posibilidades y factores, muy especialmente al Doctor Mario Suárez Melo por el importante liderazgo que ha ejercido en este tema tan decisivo para Bogotá; así mismo quiero expresar mi reconocimiento al Doctor Luis Eduardo Gallego, por el documento que nos proporcionó, y paso a hacer algunos comentarios sobre el mismo.

Creo que es un documento que nos proporciona una buena base de análisis, tanto en la parte conceptual, como estadística. Naturalmente estoy seguro que va a ser muy enriquecido por los comentarios que aquí pueden hacer personas como ustedes que conocen y viven realidades de la educación distrital en sus más diversos aspectos, el documento nos da una base estadística muy interesante para observar los progresos registrados por Bogotá en materia de cobertura, yo pienso que debemos exigirnos más en el sentido de no referir lo obtenido por Bogotá, a la comparación que puede darse con el resto del país, porque de suyo Bogotá está obligada a ejercer un liderazgo en todos los aspectos cuantitativos y cualitativos en la educación nacional, sugeriría que empezáramos a confrontarnos más en lo que han logrado otras capitales latinoamericanas para establecer en qué nivel nos hallamos respecto de promedios más exigentes a escala latinoamericana, pienso que en el caso del analfabetismo es cierto, como bien observa el documento, que Bogotá ha tenido un gran avance en el manejo del problema, pero me parece interesante que en estudios complementarios pudiéramos identificar lo que pasa con el analfabetismo funcional, puesto que todos sabemos que una cifra relacionada con unas primeras evaluaciones del analfabetismo puede resultarnos precaria, si nos planteamos el problema ya de verificar el funcionamiento de estos analfabetas, me parecen muy importantes las observaciones sobre la necesidad que tiene Bogotá de expandir la cobertura en el nivel preescolar, y es promisorio el dato que aporta el documento, sobre la disponibilidad de docentes en este campo, el hecho de que la ciudad cuenta por diversas razones con un personal que se ha formado en centros de capacitación que le pueden dar respaldo a una expansión considerable de los servicios de educación preescolar, me parece que en la educación primaria la ciudad no puede declararse satisfecha, hasta que no logre la meta del ciento por ciento y que como bien se dice en el documento, esto debe relacionarse con una meta que incluya los cuatro años de la básica secundaria para trabajar el objetivo que necesita el país de alcanzar un nivel de nueve años de educación básica gratuita y obligatoria para toda su población como garantía de todo lo que queremos y necesitamos construir en la evolución del país, no puede Colombia llegar al siglo XXI sin haber logrado esta meta y en el próximo decenio la Nación, y esto no sólo es válido para Bogotá sino para todo el territorio nacional, debe imponerse la meta de los nueve años como un objetivo decisivo en su desarrollo democrático, en su desarrollo económico, social y político.

Bogotá tiene una gran posibilidad de alcanzar esta meta, nos lo indican los documentos que nos aporta la Cámara, pero naturalmente debe redoblar esfuerzos y allá tendré oportunidad de hacer algunos comentarios a la parte propuesta y los recursos que deben sustentar este tipo de objetivos. Me parece muy importante lo que se observa sobre educación especial, entre otras razones porque cada día más lo fundamental es el trabajo intelectual, por lo tanto habitantes de Bogotá que se han encontrado en desventaja por limitaciones, en algunos de los sentidos que le implican minusvalidez, de todos modos son cerebros que la ciudad no puede perder, independientemente de la primera consideración que debe hacerse, que es el derecho humano a estas oportunidades y a esta capacitación para el desempeño en la vida, está en el interés de la ciudad en atender la educación especial, también desde esta perspectiva de la recuperación y aprovechamiento de cerebros valiosos que pueden estar en desventajas inicialmente por otras condiciones de minusvalidez, en la secundaria está planteado el reto inmediato más significativo para la ciudad: es garantizar esos cupos en el primer año como consecuencia de la expansión de la primaria y como resultado de la promoción automática, en 1971 se planteó la necesidad de la promoción automática.

 

LA PROMOCION AUTOMÁTICA

En aquella época se pensaba ante todo para los tres primeros años de la primaria, considerando que esa era una respuesta indispensable a los pro-blemas de deserción y que no debía caerse en el extremo de grandes rigores de evaluación para permitir que un niño pasara de primero a segundo primaria o tercero, ahora se ha planteado una meta más ambiciosa que busca la promoción automática en toda la primaria, de todas maneras está bien esta política, yo la comparto, creo en ella, porque está buscando una mayor escolaridad, unas mayores oportunidades para el estudiante y un mejor aprovechamiento de la infraestructura que tiene la ciudad tanto física de aulas como de recursos humanos docentes con que cuenta la capital, me parece que el documento no atiende deliberadamente los problemas de la educación superior en el Distrito, que tienen, claro, una mayor envergadura no han sido tan de la competencia de la Secretaría de Salud pero son temas de mucho interés para las políticas educativas de la ciudad o para los intereses de la ciudad con mayor proyección nacional.

La ciudad necesita saber qué pasa con su universidad, la Universidad Distrital específicamente, cómo va esa universidad en la búsqueda de sus objetivos, cómo evoluciona en su funcionamiento y cuáles han sido sus resultados y hasta qué punto por los programas que adelanta por el nivel científico que tiene, por el nivel de investigación, es una universidad que ocupa un lugar importante en el conjunto de las universidades del país, o no, o si ahí hay despilfarro de recursos y problemas administrativos y académicos que han conclicionado el rendimiento de la universidad y sus posibilidades que podrían ser, creo yo, muchísimo mayores, también sería importante avanzar más en las relaciones entre el sistema educativo distrital y los servicios de capacitación y formación profesional, de formación para el trabajo.

 

EL SENA

Los resultados del Sena y los criterios del Sena, yo siempre he creído que debe haber una mayor relación entre el sistema educativo y todos los instrumentos de capacitación profesional y laboral, en materia de calidad el documento hace unas reflexiones muy importantes, pero valdría la pena que tuviéramos más información sobre los sistemas de evaluación existentes en el Distrito. Qué resultado nos están ofreciendo los exámenes que han presentado los niños en quinto primaria para el acceso al primero bachillerato, que ha aparecido allí, sería interesante conocer esa información, qué revela sobre el nivel de la primaria distrital y no sólo desde la perspectiva global en ese nivel del quinto año de primaria, sino también sería interesante ver si esos exámenes nos muestran diferencias considerables en los resultados en las 20 zonas de la ciudad, todos sabemos que si bien la ciudad se ha enriquecido en la mezcla de estratos sociales en sus distintas zonas, de todos modos hay zonas que por razones de interés social deben tener mayor atención distrital, porque en ellas ocupa mayor influencia la educación pública que la privada.

Si bien hay una cifra global del papel de la pública y la privada a nivel distrital, hay otras cifras cuando ese examen se hace por zonas y se encuentra que hay zonas de la ciudad donde virtualmente el ciento por ciento de la educación está a cargo de los servicios que presta el Estado, en contraste con otras donde las proporciones de la presencia de la educación privada son mayores; y la ciudad requiere de esas informaciones para apreciar más el resultado de la educación pública como instrumento de integración social, como instrumento de justicia social. Pienso que también se debe estudiar el problema de los resultados del ICFES con la misma perspectiva, ya para la secundaria, consideraciones similares. Hay unas cifras sobre los resultados distritales, en los exámenes de secundaria, pero convendría que esas cifras fueran discriminadas con relación a las realidades territoriales, a la ciudad y a las condiciones y oportunidades de los distintos estratos; he visto con mucha complacencia que los mejores exámenes del ICFES, los están presentando los estudiantes de planteles de bachillerato industrial, lo cual revela cómo esos contenidos de la secundaria, en donde se combina la educación académica clásica con la formación para el trábajo, están produciendo un bachiller que por lo menos responde mucho mejor a las exigencias del tipo de evaluación que realiza el ICFES. Y eso es importante para seguir enriqueciendo los contenidos de la educación que se imparte en el resto de la ciudad y en el resto de la secundaria para tener una orientación de qué cosas se deben tener en cuenta en la renovación curricular, por ejemplo hay un tema supremamente importante que no olvido, desde una experiencia de 1971, y es la evaluación desde el punto de vista del lenguaje, en aquel año se hizo un examen a los niños de tercero primaria, de planteles públicos y privados y se encontró que había una diferencia muy considerable en la riqueza del vocabulario del niño de planteles privados en relación al niño de planteles públicos y que a los ocho años ya había una diferencia importante en la cantidad de palabras que podía utilizar, conocer y entender el uno o el otro, y naturalmente esto significa desventajas en la capacidad de aprendizaje, que se dan desde el primer momento fuera de las otras desventajas que bien anota el documento como la importancia de la nutrición infantil, como primera causa de los problemas de deserción en la primaria distrital.

 

EL LENGUAJE MATERNO

Pienso que todo lo que esté orientado a atender con más cuidado la enseñanza del idioma es fundamental porque, además, la primera herencia cultural de todo ser humano es su idioma y si esa herencia le llega incompleta pues naturalmente esto va en desventaja de la capacidad de aprendizaje, del estudiante, me parece también importante en materia de calidad y de contenidos la atención a la formación en historia. Yo creo que todo lo que tienen que ver con los estudios de historia sigue aún siendo deficiente, atrasado en nuestra educación primaria y en nuestra educación secundaria, aun cuando ha habido un progreso que lo están generando los textos escolares que están recogiendo una información más completa y ofreciendo un panorama más claro, de todo modos la atención de los estudios de historia es fundamental en el progreso de la calidad de la enseñanza básica y en general de la formación básica de nuestros estudiantes.

 

EL MAGISTERIO

Quisiera enfatizar un tema para complemento del documento con relación a los docentes. Bogotá en verdad dispone, es lo lógico, de la oportunidad de tener los mejores docentes del país, no porque no haya, claro está que los hay, muy buenos docentes en el resto de Colombia, pero en principio la ciudad tiene unas ventajas para contar con los mejores docentes, se debe insistir en todo lo que conduzca a un perfeccionamiento de esos docentes, a una actualización de los mismos, pero hay un problema que yo no sé cómo se exprese hoy en la vida distrital y es el problema de la motivación del docente, hasta qué punto ese docente se encuentra en verdad identificado con el sistema educativo del cual participa y cómo puede ayudar a mejorarlo, no simplemente a manifestar su inconformidad, sino que esa inconformidad tenga una expresión más creativa, que permita mejorar la calidad de la docencia, y que tenga que ver con una motivación del docente, y que él se sienta identificado con la ciudad, identificado con su profesión, convencido de la dignidad de la importancia de su profesión, del respeto social a su profesión.

Tenemos ciertas profesiones claves en la vida colombiana que necesitamos exaltar, que queremos reconstruir en la ciudad y en la Nación, en sus diversos problemas, necesitamos reivindicar y exaltar al educador por su papel decisivo en la sociedad, lo propio al juez, y yo agregaría a un tercer protagonista que debe ser exaltado, al policía, mientras estemos como estamos en una condición precaria frente a esas tres profesiones claves, es muy difícil construir elementos de integración y de solidaridad en la sociedad, en el caso de hoy destaco especialmente la necesidad de una motivación mayor del docente que provendrá, entre otras cosas, de un mayor reconocimiento social a su función, a su papel. Hay una realidad financiera en Bogotá, muy complicada todos sabemos, todos sabemos que el Distrito tiene una situación financiera difícil por una deuda muy considerable, y porque de todos modos los recursos propios del Distrito y los que le transfiere la Nación, no son suficientes para atender los múltiples problemas de la ciudad, yo veo en el documento el reclamo sobre las reglas de juego en la aplicación del situado fiscal, por el hecho de que se toman como referencia las proporciones de la población que tenía Bogotá en el conjunto del país en 1964, proporciones que han cambiado, pero me atrevo a creer un poco con una perspectiva nacional, que a Bogotá le toca hacer en cierta forma ese sacrificio, ojalá se lo reconozca el resto del país que tiene siempre el estereotipo de que Colombia tiene una estructura centralista, pero es un centralismo que bien sabemos muchas veces comienza por afectar a la propia Bogotá, yo creo en aras de una justicia, en el desarrollo de las regiones de Colombia, Bogotá tiene que hacer ese sacrificio y aceptar que el situado fiscal se distribuya todavía con esos parámetros, yo sé que lo fácil sería halagar a Bogotá con otra expectativa, pero cuando uno ha visto la miseria en que se encuentra la Costa Pacífica, los problemas en todos los indicadores sociales de los departamentos de la Costa Atlántica, especialmente Córdoba, Bolívar, Sucre, los problemas de las regiones fronterizas y la situación que existe en pobreza extrema, en otros departamentos del país, pues piensa que lo justo es que Bogotá acepte esos términos de referencia para el situado fiscal, en aras de redistribuir recursos hacia otras regiones, además porque el criterio de distribución de recursos entre la Nación y los municipios, limitado a la población un criterio incompleto, no tiene en cuenta otras realidades como diferencias en ingresos per cápita, como diferencias en oportunidades de trabajo, como diferencias en atraso de la infraestructura física de las regiones y todo eso entonces se pondera indirectamente por la vía que en la práctica se ha establecido de usar como referencia para el situado fiscal los datos de 1964.

Lo lógico es que la ciudad hala uta mayor esfuerzo en la movilización de sus recursos internos que, como muy bien se observa en el documento, se busque una meta más alta en la participación que tengan los gastos de educación en, el total de los gastos distritales y que esta meta estabilizada en 13 ó 14%, como observa el documento, es una meta insuficiente y que debe ser un propósito de la ciudad alcanzar un porcentaje como el señalado en el documento ojalá del 20% del total de los gastos distritales porque esto tiene que ver con la valorización de los recursos humanos del Distrito, estas no son cosas que se vean en el corto plazo, pero son decisivas en el mediano y en el largo plazo, en la capacitación para desempeñarse en una sociedad como la que se avecina, una sociedad cada vez más internacionalizada, en donde en Bogotá de finales de siglo de la primera parte del siglo próximo, pues requiere un mayor nivel de escolaridad, un mejor nivel de formación que le permita ser, digámoslo con parámetros económicos, competitivo en esa economía internacional que se está construyendo y en la que Bogotá tiene, claro está, un gran papel ahora y lo tendrá en el futuro; me parece que debemos enriquecer más el análisis de todo lo relacionado con la educación informal, y que menciona en el documento, claro está, pero que tienen cada vez más significado, así no será algo tan controlable por la administración pública, pero que cuenta en el análisis de la situación de la educación distrital.

 

IDENTIDAD CULTURAL

Bogotá, tiene en este sentido un tema muy importante, y es todo el problema de identidad cultural de los bogotanos, como vivimos en Bogotá personas provenientes de todo el país, que aportamos las experiencias culturales, regionales, pues tenemos que hacer una conciliación muy curiosa entre una ciudad que necesita identificación de sus habitantes con la ciudad, pero al mismo tiempo una ciudad que no debe perder la riqueza cultural que le ha llegado por las migraciones y que le permite expresar su pluralismo cultural que tiene que ver con la identidad nacional. Bogotá no sólo es la capital jurídico-política de Colombia, es ante todo una capital cultural en la medida en que aquí se expresan todas las culturas que existen en el país y se deben expresar sin uniformar a los bogotanos, pero este tema de la identidad cultural no lo podemos ignorar porque no hace falta una identificación con la ciudad, un mayor conocimiento de la historia de la ciudad de sus antecedentes, de sus procesos, de sus transformaciones. En el año pasado el sector político al que pertenezco, hizo un esfuerzo en la materia con un video sobre la historia de Bogotá, lo hemos exhibido en muchísimos sitios en la capital, y todavía hoy se exhibe, y hemos encontrado con uña gran satisfacción que la audiencia más motivada frente a ese video es la audiencia de los niños, los niños de primaria que encuentran como una gran novedad descubrir que eso es Bogotá, que ha sido todo eso, que todo eso ha contado en la historia de la ciudad porque naturalmente para ellos Bogotá es cada vez más su ciudad, ellos son la primera o la segunda generación que nace en Bogotá y que por lo tanto tiene otros motivos de identidad con la ciudad, que tienen que ser interpretados y expresados por el sistema educativo o por la educación informal. La Unesco definió alguna vez la cultura, la identidad cultural diciendo que es el conjunto de rasgos distintivos, espirituales y materiales, intelectuales y afectivos que caracterizan una sociedad o grupo social, ello engloba además de las letras y las artes, los modos de vida, los derechos fundamentales del ser humano, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias y todo esto tiene que ser considerado por quien tenga en mente la orientación y el rumbo de la educación en Bogotá o por que quien quiera construir no simplemente una ciudad en lo físico, en sus fuentes, en sus vías, en su infraestructura de servicios públicos, sino construirla espritualmente y buscar en ella los elementos de identificación que permitan construir otras formas de solidaridad, no se dará la solidaridad que todos requerimos de los bogotanos para acometer múltiples tareas conjuntas si antes no hemos logrado construir esa identidad cultural que permita compartir esas bases en tradiciones, en creencias, en valores comunes a todos los habitantes de la ciudad.

Esos serían, pues, mis comentarios iniciales sobre el documento y mi reconocimiento al doctor Luis Eduardo Gallego por su aporte a lo que vamos a examinar en esta mañana.